Dulcecrem llega para resolver uno de los grandes desafíos que tienen todas las madres: que los chicos desayunen. Dulcecrem se convierte en la opción ideal para niños y grandes porque, además de su sabor a dulce de leche, conserva la liviandad de Casancrem.